616 86 72 92 misionerosst@gmail.com

Misioneros de la Santísima Trinidad

Los Misioneros de la Santísima Trinidad somos una Asociación Pública de Fieles (Instituto Secular en formación) , en el cual los miembros, viviendo en el mundo, aspiramos a la perfección de la caridad y nos dedicamos a procurar la santificación del mundo, sobre todo desde dentro de él.

Fuimos aprobados en el año 2016
por Mons. Reig Pla en la Diócesis de Alcalá de Henares.

Nuestras notas características son las siguientes:

Fidelidad al Santo Padre el Papa
y al Magisterio de la Iglesia

Profesamos un cuarto voto de fidelidad al Papa.

Vida Contemplativa – Activa

Procuramos un máximo empeño en la contemplación a través de una profunda vida interior, de la cual ha de brotar una fecunda e intensa acción apostólica en medio del mundo y por medio de los mismos medios del mundo.

Radicalidad en la vivencia
de los consejos 
evangélicos

A pesar de que las costumbres contrarias
que hoy son tan fuertes han hecho olvidar en muchos ambientes el valor y la necesidad de la para alcanzar la santidad.

Votos

Voto de Castidad

No consiste en una renuncia al matrimonio, sino que constituye un desposarse con Jesucristo, que vive eternamente. Este desposorio con Dios no es solo para esta vida, sino para toda la eternidad. E, igual que una mujer, por más humilde que sea su condición, al casarse con el rey queda constituida en reina, y lo que es del rey, es suyo; y donde el rey está, está ella; del mismo modo, para el que se desposa con Dios, lo que es de Dios es suyo, y donde Dios está, está él.

Voto de Pobreza

Nos permite desencadenarnos, desatarnos y liberarnos de solo Dios sabe cuántos peligros. En realidad este voto es «voto de riqueza», ya que la persona, al entregarse del todo a Jesucristo, toma posesión de todas las cosas, puesto que Dios es el dueño de las cosas y, al ser uno con Él, se hace también dueña de todo. Por medio del voto de pobreza hacemos que nuestra única riqueza sea Cristo y así «tenerlo todo en todo».

Voto de Obediencia

Entendiéndolo bien, es voto de libertad. Consiste en librarnos de nuestros criterios y juicios, que nos permiten unirnos al que es la Libertad Absoluta, para así hacer en todo momento la voluntad del Señor, conocida a través de nuestros superiores.

Voto de Fidelidad al Santo Padre el Papa

Conscientes que el Señor pone en su esposa la Iglesia al Santo Padre para apacentar su rebaño y  librarnos de los peligros y alimentarnos con la sana doctrina, este voto nos compromete a conocer y dar a conocer el Magisterio de la Iglesia que emana del Santo Padre, para vivir y hacer vivir esa fidelidad a las Enseñanzas de la Iglesia que nos guía a la Patria Celestial.

Formamos una sola familia, constituida por:

Rama Masculina, formada por clérigos seculares y por varones laicos.

Rama Femenina, formada por mujeres laicas.

Cooperadores y Adheridos, que pueden ser tanto clérigos como laicos.

Nuestros
Fines

El fin principal es dar la máxima gloria posible a la Santísima Trinidad, y hacer el mayor bien a los hombres en las condiciones ordinarias de la vida, ya sea como clérigos seculares, ya como laicos en medio del mundo, de acuerdo con la vocación específica de cada uno.

Nuestra vocación nos obliga a aspirar continuamente a la santidad, a la que estamos especialmente obligados debido a nuestra consagración.

Nuestro apostolado más propio y específico es impregnar todas las realidades de este mundo con el espíritu del Evangelio, para fortaleza e incremento del Cuerpo de Cristo.

Nuestros Fines Específicos

  • Trabajar con todo el empeño en promover las vocaciones de especial entrega a Dios en la Virgen Consagrada, el sacerdocio y la accion misionera de toda la iglesia en general.
  • Trabajo misionero en aquellos lugares donde Jesucristo no es conocido, o hay escasez grave de agentes pastorales.
  • Trabajo preferencial con niños y jóvenes. Grande es esta urgencia, puesto que ellos son los favoritos del Señor y hoy sufren tantas agresiones para apartarlos de Cristo y de su Iglesia, haciéndoseles muy difícil vivir en consonancia con la fe.
  • Los medios de Comunicación Social, tanto animando la participación en ellos como promoviendo la creación de todos aquellos que se estimen oportunos, asumiendo, creando o dirigiendo a tal fin librerías, editoriales, emisoras y cadenas de radio y televisión, prensa escrita y digital, productoras de cine, iniciativas de internet, etc.
  • La promoción del apostolado seglar. El Concilio Vaticano II ha recomendado en alto grado (Decreto Apostolicam Actuositatem nº 20) la Acción Católica, por lo que siempre que sea posible se promoverá y difundirá. Contamos con un movimiento de apostolado propio configurado a modo de la Acción Católica, llamado Misión Trinitaria Seglar.

La Familia de los Misioneros:
Los Cooperadores

Los cooperadores son aquellos laicos o sacerdotes que se reconocen en el carisma propio de la Asociación, y desean colaborar con ésta mediante una vida santa y una acción apostólica en conformidad con la espiritualidad y fines de la Asociación.

A su vez, los cooperadores reciben de la Asociación las ayudas necesarias para su formación y su atención espiritual.

El fin propio de los cooperadores es el apostolado con las familias, además de participar en el resto de fines comunes de los Misioneros de la Santísima Trinidad. Han de ser un modelo de familia ante la sociedad, a ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret.

Asistirán a una reunión mensual de formación cristiana, que se tendrá por separado para hombres y para mujeres.